RETO LITERARIO DE LOS JUEVES - HAY UN DIOS EN MI SANDWICH

Esta es mi primera participación en los Retos de los Jueves. En esta ocasión el reto viene de Roxana en su blog Soñando uno de tus sueños bajo el título Hay un dios en mi sandwich nos propone escribir sobre dioses, pero con un relato que sea un poco diferente a las historias mitológicas a las que estamos acostumbrados. 

Yo dejo mi relato con un personaje que siempre me ha fascinado. 

Podéis ver el resto de los relatos aquí.


LA CAJA DE PANDORA

La pequeña Pandora abrió la caja.

Su madre le había dicho que bajo ningún pretexto se acercara a la buhardilla. Pero el solo hecho de la prohibición enaltecía su curiosidad. Mamá dormía en la habitación de la abuela, y Pandora subió, poquito a poco, las escaleras de madera que le llevaban al lugar prohibido. Se detuvo tres o cuatro veces, sus pasos avivaban ruidos en la vieja casa; si mamá se despertaba se enfadaría, como le pasaba tantas veces últimamente. El sol vagueaba tímidamente entre las rendijas; aquella mansión tenía tantos años como el mundo, le había explicado su abuela. Y debía ser así, porque las paredes adquirían colores de arco iris, imágenes de grandes monstruos, de fieros animales que se levantaban sobre dos patas, de hombres luchando contra hombres, de castillos y caballeros, de espíritus que vagaban entre muertos, de pequeños energúmenos que se erigían entre grandes masas, de aviones y cohetes que rompían el azul del cielo, de bosques quemados y animales aniquilados; y es que la abuela Gaya sabía dibujar en cualquier lugar un cuadro.

El último escalón le mostró una puerta de madera a medio cerrar. No costaba abrirla, apenas el ser descubierta. Entró con el corazón a punto de estallar, sin saber que encontraría. Pero en la buhardilla sólo había una pequeña caja de madera olvidada en un rincón. ¿Era aquello lo que su madre no quería que viese?

Cuando la tuvo entre las manos, temblaba. El miedo a ser sorprendida era más grande que cualquier peligro que pudiera cobijar aquella caja. Le pareció escuchar pasos, debía darse prisa. Volvió a mirarla y sin dudarlo empujó la tapa.

Dentro de la caja no encontró absolutamente nada.

36 comentarios:

  1. Hola Charo, lo primero felicitarte en tu estreno de juevera jajaj y ahora paso a decirte que me ha gustado mucho leerte, nos has dejado una historia tierna, esa pequeña desobedeciendo a su mamá, ¿quien no la hecho alguna vez jaja?
    Y la sorpresa tuvo que ser grande al descubrir que en la caja al menos visiblemente no había nada. Un besote grande .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, siempre me ha fascinado Pandora y su historia. Y darle un giro a la misma, en aquella caja no había nada porque los males ya habían escapado hacía muchísimo tiempo.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Nada que se viera…
    Muy bonito y tierno relato, Charo. Un final que deja abierta la caja, y la imaginación…

    Bienvenida a los relatos jueveros. Ha sido un placer leerte.

    Abrazos, y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ginebra.

      Se puede pensar en verdad, que la caja estaba vacía o que se vació en el momento en que la abrió. Eso va a gusto de cada uno.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Nada que ella pudiera ver...
    Que relato más bien hecho, y es que esa curiosidad que tenemos en la niñez es tan tierna.

    Bienvenida a los jueves de relatos!

    Un beso, te sigo!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, M.

    Lástima que perdamos la ingenuidad y la curiosidad de cuando éramos niños.

    Espero seguir participando cada jueves!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Una maravilla como creas mientras escribes
    un abrazo inmenso para vos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es muy lindo poder expresar con palabras lo que idea el cerebro. Y además si e lo pasas bien, es doble recompensa.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Bienvenida, CHARO, al grupo de los jueves y más
    con este tierno relato sobre Pandora desobedeciendo a su madre.
    Seguramente Hefesto o Zeus tuvieron algo que ver en que los males ya
    anduvieran sueltos por el Mundo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer pertenecer a este club y bueno, Pandora siempre me ha llamado la atención. Imaginarla como un niña curiosa que , como todas las niñas curiosas, desobedece a su madre, pero a lo mejor la caja ya se había abierto antes o no.

      Un saludo

      Eliminar
  7. No has tenido en tensión hasta el final.
    Y ese final está en nuestra propia imaginación.
    Un placer leerte
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Charly. El mito de Pandora siempre da mucho de sí, y la imaginación de cada cual puede saber donde estaba el contenido de la caja.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Mira por donde iba la cosa.
    Creo que esa caja si tenia algo, el peligro que la madre la encontrara donde le prohibió ir, y la tentación que fue mas fuerte.
    Me encanto.

    Que bueno leerte después de tanto tiempo.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cecy. He tenido una época facebokera, pero la verdad es que al final te hartas de tanto mal rollo y vuelvo al blog, al menos aquí encuentras gente que comparte tus mismas ilusiones.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Es que alguien se le adelantó y ya se habían escapado todas las pestes! jejee. Excelente debut en nuestros encuentros jueveros! Espero se repita. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, yo también espero al siguiente jueves. Me gustó la idea, además te obliga a escribir al menos una vez a la semana y con la que está cayendo es mejor evadirse un poco de la realidad.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Te quedo muy bueno tu relato,
    tienes muy buena imaginación
    para crear y te quedo bello.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Intento imaginar cada día algo nuevo, aunque a veces no lo consiga

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Bueno, hasta a Pandora le fallan las historias que traemos. Me encantó la sorpresa y el desarrollo también.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Es una buena historia.
    Tanta advertencia y resultó que la famosa caja estaba vacía.
    Bien contado. Un buen comienzo para la participación en los jueves de relatos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Lo cierto es que da para pensar, si no es esa pequeña "desobediencia" en sí otro mal. Una pequeña revolución a pasitos de escalera. Todo estaba fuera ya, o quizás no. Me gusta esa dicotomía de qué está fuera o dentro de nosotros, el bien que tenemos dentro y el mal fuera, o al revés...muy bien narrado además, muy pulcro.
    Besos y bienvenida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, yo soy de las que pienso que el engaño de los dioses fue hacer creer a los hombres que había una esperanza. Entre mitólogos hay una discusión (si podemos llamarla así), unos dicen que la caja tenía dentro todos los males y estos salieron y se esparcieron por la tierra, otros, defienden que contenía todos los bienes y al abrirla esto huyeron hacia el infinito. ¿Quién tiene la razón? Nunca lo sabremos.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Que bueno... Me encanta la abuela, que pinta la historia por toda la casa. Como suele ocurrir, en el caso de la niña, es más importante el viaje que el destino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa abuela, Gaya, que pintaba el mundo es un ser curioso. Estoy de acuerdo de que vale más la pena el viaje. Siempre.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Lo primero darte la bienvenida y después felicitarte por tu caja de Pándora que has dejado abierta para que cada uno de nosotros nos podamos asomar a ella expectantes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver que encontráis, seguro que cada uno tiene una respuesta diferente. Y en la diversidad está la solución.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Es lo que pasa que la curiosidad siempre te hace ir a donde te prohíben, aunque luego no haya nada, pero por lo menos descubrió el antojo de saber lo que había. Y es que los niños suelen ser muy curiosos, pero también los menos niños lo son.

    Me ha encantado tu relato juevero, y además, es tu primera vez, pues la verdad es que escribes genial, así que te felicito por ello, y me encanta que te unas a partir de ahora a los relatos jueveros.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  17. Me ha parecido muy tierna la cajita en el desván. Y sí, quiñen sabe si no será una caja de Pandora y todos los sueños hace realidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La curiosidad de los niños es muy tierna, ¿a quién no le han dicho "no toques eso" y ha ido corriendo a tocarlo? El mito de PAndora da mucho de sí.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Buen lunes te dejo enlace del próximo jueves.besotes
    http://doroteafuldebenke.blogspot.com/2020/10/convocatoria-22-de-octubre-titulos-para.html#comment-form

    ResponderEliminar
  19. Como dicen, la curiosidad mato al gato. Aunque a ella no le ha pasado nada.

    Saludos-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no creo que le pasara nada si la madre no se entera de lo que hace, mira por donde que eso daría para un segunda parte.

      Saludos

      Eliminar

BLOGS A LOS QUE SIGO